Tradúcete | 4 Noviembre 2015

Traducción automática, ni contigo ni sin ti

Traducción automática

Durante los últimos años, la traducción automática ha experimentado un auge importante que ha llevado asociado siempre la polémica sobre el uso de las herramientas que ofrecen este servicio.

El famoso traductor de Google (entre otros) se ha convertido en el mejor amigo para unos y en el enemigo a batir para otros.

Está claro que las herramientas de traducción automática son muy útiles en determinadas ocasiones y presentan dos claras ventajas respecto a la contratación de un traductor profesional: la inmediatez y la gratuidad. Pero también presentan una desventaja muy importante y que hay que tener en cuenta, la imprecisión.

Todos hemos utilizado alguna vez estas herramientas porque necesitábamos saber “más o menos” qué ponía en un documento y estos traductores nos han sido muy útiles en ese momento determinado, ya que nos han proporcionado un servicio rápido y gratuito.

Sin embargo, hay situaciones en las que no basta con entender “más o menos” lo que pone ni con escribir algo para que “más o menos” se entienda, sino que necesitamos una traducción precisa y correcta. Y aquí es dónde reside la polémica.

Las herramientas de traducción automática funcionan de un modo parecido a los diccionarios en papel, es decir sustituyen las palabras de un idioma por las equivalentes en otro idioma que están registras en su base de datos, pero no leen ni entienden el texto o la función que éste tiene que cumplir. Es decir, no van a captar ironías ni juegos de palabras ni van a tener en cuenta el contexto en el caso de las palabras que tienen más de un significado. Por eso, el producto final no tendrá nunca una calidad equiparable a la de una traducción profesional.

Con esto no queremos decir que estas herramientas no sirvan para nada, sino que tenemos que saber cuándo y cómo usarlas. Si solamente queremos entender el contenido de un email breve, quizás sea suficiente con “pasarlo por el traductor”, pero si queremos entender un contrato que vamos a firmar o si queremos publicar un texto en otro idioma, necesitaremos asegurarnos de que la traducción sea correcta y la única forma de hacerlo es contratar un traductor profesional que, además de traducir palabras, traducirá el sentido del texto y lo adaptará a la cultura del otro idioma.

Si no tomamos en cuenta estos consejos, puede ocurrir algo parecido a lo sucedido en la página web del pueblo coruñés As Pontes de García Rodríguez, donde un error del traductor de Google convierte una feria gastronómica en un “evento sexual”.

Comparte en tus redesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

2 comentarios en “Traducción automática, ni contigo ni sin ti

  • 10 Noviembre, 2015 at 10:34 pm
    Permalink

    Hola, buenas noches:
    Mi nombre es Aisha, nombre árabe cuya traducción está realizada al inglés, me gustaría saber escribirlo con certeza, en árabe y el significado más exacto, desconozco si lo hago bien y si significa "VIDA",como me dijeron hace muchos años. Gracias por adelantado a su gran labor, aunque la pagina es bastante complicada para buscar yo misma mi nombre, no he sido capaz!! Atentamente: Aisha Kundin – 1978

    Reply
    • 11 Noviembre, 2015 at 10:43 am
      Permalink

      Buenos días, Aisha:

      Muchas gracias por ponerse en contacto con nosotros. Durante el día de hoy le remitiremos un e-mail con nuestra propuesta para solucionar la duda que nos comenta.

      Un saludo,

      MªÁngeles Roncero

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *