Tradúcete | 28 Junio 2016

Los problemas de los traductores automáticos

Los problemas de los traductores automáticos

A día de hoy, cualquier persona tiene la posibilidad de acceder a Internet y hacer uso de los traductores automáticos disponibles. Estos sistemas traducen una frase o palabra de un idioma a otro con tan solo copiar y pegar el contenido. Es una opción que puede servir para entender muy por encima el contexto o el significado grosso modo del contenido. Sin embargo, no es la alternativa más aconsejable para traducir textos complejos, contratos,  documentos jurídicos o financieros. Las empresas que hacen uso de los traductores automáticos, en lugar de acudir a un equipo de traductores profesionales y nativos pueden meter la pata en sus traducciones, y caer en riesgo de manchar su imagen y profesionalidad.

Por qué no utilizar traductores automáticos

  1. Falta de calidad

La traducción de los traductores automáticos no ofrece calidad suficiente. Los textos no llegan a tener sentido, y un cambio de palabras puede llegar a cambiar el significado de la frase original. Además, los traductores automáticos no interpretan el texto, traducen de forma literal. A pesar de que la traducción automática surgió en los años 50, todavía no ha alcanzado la perfección y calidad de la traducción humana, fruto de la labor de los traductores de cabecera.

  1. Sinonimia

Los traductores automáticos no solventar los problemas de sinonimia. Este término hace referencia a que una misma palabra puede tener diferentes significados en función del contexto. Por ello, si no usamos correctamente el significado dentro de un contexto podemos cambiar totalmente el significado de una frase, llegando incluso a tener problemas de entendimiento o malentendidos. A diferencia de ello, los traductores profesionales consiguen encontrar las palabras o frases más acordes con el significado original de un contenido y conocen todos los significados de una misma palabra.

  1. Tecnicismo y jergas

Los tecnicismos o jergas propias de un determinado colectivo o sector empresarial son otros de los términos que los traductores automáticos no son capaces de detectar y comprender. En infinidad de ocasiones, no traducen adecuadamente el significado de las palabras o no las dan como válidas. En este sentido, los traductores profesionales conocen el lenguaje propio de cada ámbito y consiguen encontrar las palabras más adecuadas para traducirlo a un idioma extranjero.

  1. El cambio de polaridad

Los traductores automáticos no tienen la capacidad de detectar el verdadero significado de las frases positivas o negativas. No interpretan la ironía de las palabras. Es similar a la equivocación que puede existir entre derechos y obligaciones. Para entender bien este concepto, vamos a poner un ejemplo muy habitual. En inglés, se utiliza la palabra “nothing” que significa “nada” en frases afirmativas. Sin embargo, en frases negativas e interrogativas se hace uso de la palabra “anything”, la cual significa también “nada” en estos casos pero en afirmativo significa “cualquier cosa”. Los traductores automáticos tenderán a traducir esta palabra siempre con el mismo significado, sin atender al contexto y formación de la frase.

Por qué es necesario contar con un equipo de traductores profesionales

La falta de concordancia entre un texto original y su homólogo en otro idioma es fruto del uso de traductores automáticos. Con el fin de mejorar la imagen de empresa y aportar sentido y calidad a los contenidos de los documentos o contratos, las empresas apuestan cada vez más por la labor de los traductores nativos. Son capaces de detectar el verdadero significado de los textos y de traducirlos a cualquier idioma conociendo plenamente cuales son las palabras más acordes para no perder la armonía entre las palabras.

Los traductores de cabecera son la mejor opción para asegurarse el éxito empresarial a la hora de mantener contacto con empresas o clientes extranjeros. El lenguaje no será ningún obstáculo para establecer relaciones comerciales o a la hora de introducirse en mercados internacionales.

Comparte en tus redesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *