Tradúcete | 6 Noviembre 2015

¿Cómo encargar una traducción jurada?

traducción jurada

Hace unos días hablamos sobre algunos aspectos generales de la traducción jurada (qué es, quién puede hacer traducciones juradas…) y hoy vamos a seguir con este tema pero desde un punto de vista más práctico.

Muchas veces, a los clientes les surgen dudas cuando tienen que encargar una traducción jurada porque no saben exactamente cuál es la diferencia entre este tipo de traducciones y las traducciones convencionales. Para eliminar este “miedo” inicial a las traducciones juradas, vamos a explicar qué pasos se deberían seguir.

Imaginemos que necesitamos una traducción jurada al español de un certificado de antecedentes penales para poder presentarlo ante la Administración española.

Lo primero que tenemos que saber es que no es necesario que el profesional o agencia de traducción seleccionado esté físicamente en nuestra ciudad. El traductor jurado puede trabajar a partir de una copia escaneada del documento que se lea correctamente y, cuando la tenga lista, remitirnos la traducción por correo postal.

Recordad que las traducciones juradas solamente las pueden hacer profesionales autorizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, y que la traducción sólo será válida en formato papel.

Dicho esto, el primer paso es enviar por e-mail una copia escaneada del certificado al traductor, que tras estudiar el documento nos confirmará el coste y la fecha de entrega de la traducción.

Para definir la fecha de entrega y evitar las prisas de última hora, debemos tener en cuenta que aunque el traductor tarde dos días en tener lista la traducción, debe remitirnos la copia en papel por carta postal (que tarda unas 24-48 horas en llegar a destino).

En ocasiones, es posible adelantar una copia escaneada de la traducción jurada (aunque no tiene validez legal) para poder ir gestionando cualquier trámite mientras recibimos el envío postal.

 

¿Qué elementos distinguen una traducción jurada de una traducción convencional?

Toda traducción que cumpla estas características se considerará traducción jurada y, por lo tanto tendrá validez oficial:

  • Sello del traductor con su nombre y apellidos, los idiomas de los que es traductor e intérprete jurado y su número de traductor jurado.
  • Una fórmula de certificación (llamada también “jura”) que de acuerdo con el BOE debe ser la siguiente:

Don/Doña ……… (nombre y apellidos), Traductor/a-Intérprete Jurado/a de ……… (idioma) nombrado/a por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, certifica que la que antecede es traducción fiel y completa al ……… (lengua de destino) de un documento redactado en ……… (lengua de origen).

En ……… (lugar), a ……… (fecha)

  • Además, la traducción tiene que ir acompañada del documento original que se le haya facilitado al traductor, sellado y fechado en todas las páginas.

Algunos traductores utilizan papel timbrado para las traducciones juradas; es una opción válida, pero no es un requisito imprescindible que las traducciones se impriman en este tipo de papel.

Esperamos haber aclarado las principales dudas sobre la traducción jurada. No es tan complicado, ¿verdad?

 

Comparte en tus redesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *