Tradúcete | 30 octubre 2015

¿Se ha planteado abrir su negocio a nuevos mercados?

¿Se ha planteado abrir su negocio a nuevos mercados?

Durante los últimos años, cada vez conocemos más historias de éxito de empresarios que un día decidieron exportar sus productos y servicios.

Sin duda, empezar a establecer relaciones comerciales con otros países puede ser una gran oportunidad de desarrollo para un negocio, pero es también un proceso complejo en el que han de tenerse en cuenta una gran cantidad de factores en los que, quizás, en un primer momento no se suele pensar.

Lo más importante es analizar en profundidad diferentes mercados, estudiar su evolución económica y valorar el potencial que podría tener nuestro producto en cada uno de ellos. De este modo, será más fácil saber cuál es el mercado en el que más posibilidades de éxito tiene nuestro producto.

La mayoría de empresas, en esta primera fase, deciden contactar con expertos tanto españoles como de los países en cuestión para tomar las primeras decisiones. Pero, además, hay organismos que ofrecen asesoramiento en estos temas. Es el caso del ICEX España Exportación e Inversiones y los diferentes organismos autonómicos (IVACE, Instituto de Fomento de la Región de Murcia, IPEX…).

Todos ellos ofrecen jornadas informativas, cursos, asesoramiento individualizado, estudios de mercado, simuladores de costes e información sobre trámites y una gran cantidad de documentación muy útil que hacen que emprender esta aventura resulte bastante más fácil.

Pero además de la burocracia, a la hora de exportar se presenta, en casi todos los mercados, una dificultad añadida: la barrera lingüística.

Cuando una empresa se lanza a exportar su producto tendrá que presentarlo de forma que los clientes potenciales sepan lo que se les está ofreciendo, y esto implica traducir la página web y/o carta de servicios. Probablemente, sea necesario redactar contratos con otras empresas o particulares y estos contratos se tienen que traducir para que ambas partes puedan entenderlos; además, en las reuniones con los socios extranjeros será imprescindible la presencia de un intérprete que facilite la comunicación.

Todo esto puede parecer complicado, pero si contamos con la ayuda de una empresa profesional que nos pueda ofrecer asesoramiento sobre cuál es la mejor forma de ponerle solución a estas situaciones, veremos cómo la barrera lingüística desaparece rápidamente y nos ganamos la confianza de nuestros socios.

Si se encuentra ahora mismo en esta situación, póngase en contacto con nosotros y descubra cómo le podemos ayudar.

Comparte en tus redesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *